Encuestas

¿Que te pareció la Postulación del Chamamé en la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad?
1- Excelente
2- No estoy de acuerdo
3- No sabía
Cantar de Bandoleros en América Latina (fragmento)
Miércoles, 20 de julio de 2011
Cantar de Bandoleros en América Latina (fragmento)


CHANTAR LE BANDIT EN AMERIQUE LATINE
CANTAR DE BANDOLEROS EN AMÉRICA LATINA
(BALADAS ET COMPLAINTS D´AMERIQUE LATINE)

“Seja marginal, seja hóri”

Enrique Flores
Universidad Autónoma de México

Jacques Gilard
Université de Toulouse-Le Mirail


Capítulo de chamamés a los bandoleros chaqueños

El territorio del Chaco fue en la década de 1930 un área “de frontera”, propicia para el bandolerismo, donde la organización policial era deficiente y las grandes compañías manejaban mucho dinero. Allí medró la banda encabezada por un joven tucumano, Segundo David Peralta (Mate Cocido), que se convirtió en un azote, especialmente para las empresas acopiadoras y madereras de capital extranjero, suscitando en contrapartida la adhesión de los campesinos.
Peralta era un joven formado en el medio obrero urbano, lector y simpatizante del anarquismo, que comenzó a tropezar con la autoridad por la persecución de un policía que le disputaba los amores de una muchacha, y fue detenido, muchas veces, por delitos menores en varias ciudades de provincia antes de “echarse al monte”. La visión popular lo identificó con el aura de los clásicos matreros, según refleja un difundido chamamé de la compositora e intérprete Nélida Zenón:

“Esta es la historia de un gaucho bueno
que su destino lo castigó.
Formó su trío de bandoleros
con Zamacola y el Calabrés
y en los caminos y en los poblados
Fueron temidos yaguaretés”.


El trío que menta la canción fue la primer banda con la que Mate Cocido inició sus asaltos en el Chaco. Un chamamé de Bosquín Ortega destaca los rasgos míticos que se atribuían vulgarmente al bandolero:



“Más allá de sus ojos bravos,
su frente cruza una cicatriz,
Mate Cosido, dice el paisano,
tigre ligero como perdíz.

Las comadres del monte dicen
que lo protegen con un payé,
le rezan mucho en sus corazones
a Zamacola y el Calabrés.”

(Página 105)

El repertorio de cantares a Vairoletto es muy variado. Aparece en el chamamé del poeta chaqueño Bosquín Ortega como relator de la historia de Mate Cocido.
El monte fue un espacio privilegiado de refugio, como se observa en el chamamé Yaguá Perdíz, de Bosquín Ortega y Zitto Segovia:

“Mate Cosido, dice el paisano,
tigre ligero, como perdíz”.

“Las comadres del monte dicen
que lo protegen con una payé”.

(Página 104)


Edición de 367 páginas – Universidad de Toulouse – Le Mirail
5, Allées, Antonio Machado
31058-Toulousse cede x 9
Books.google.com.ar

YAGUÁ PERDÍZ
Chamamé
Glosa
Quiero cantar a un compadre,
a quien llamaron bandido,
sin justicia perseguido
pusieron precio a su cuero
Lo llamaron bandolero
por cuidar al oprimido.
Juan Bautista Vairoletto,
es quien éste canto cuenta,
ya soy polvo y osamenta,
pero sigo recordando,
porque estoy vivo y coleando
como el rayo en la tormenta.
Por eso, entre los humildes
su memoria nunca falta,
lo bendicen en voz alta,
porque el botín repartió
y al pobre nunca olvidó:
Segundo David Peralta.

I    

Ayudáme a cantar, guitarra,                                 
la historia de aquel valiente,                                 
que el pueblo lleva guardada                                
sangre adentro de su gente.                                  .

Ninguno jamás lo ha visto,                                   
pero conocen de su valor,                                     
un fantasma que tira Wincher,                             
monta a caballo y calza facón.                             

Más allá de sus ojos bravos

cruza su frente una cicatríz,                                                
Mate Cosido, dice el paisano,                 
tigre ligero, como perdíz.

Las comadres del monte dicen
que lo protegen con un payé,
le rezan sus corazones
a Zamacola y al Calabré.

II


Muerde polvo la partida

cuando los perros le quiere echar,      
porque el hombre les huele el paso,
ni la sombra se deja atrapar
Solo el viento sabe su huella
y alguna estrella su guarida:
sin más patria que los montes
anda con sus siete vidas.

Letra: Bosquín Ortega
Música: Zitto Segovia


 

Gentileza: Bosquín Ortega para corrienteschamame.com