Encuestas

¿Que te pareció la Postulación del Chamamé en la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad?
1- Excelente
2- No estoy de acuerdo
3- No sabía
Descubrimiento
Viernes, 30 de octubre de 2009
El mate fortalece los huesos
En Mendoza, una investigación en mujeres reveló que beber la infusión de yerba con frecuencia reduce el riesgo de osteoporosis.
Una investigación llevada adelante por profesionales mendocinos reveló que las bebedoras frecuentes de mate tienen los huesos más fuertes y hasta tres veces menos riesgo de osteoporosis que las “abstemias”.

“Es la primera vez que se descubre esta relación”, confirma el co-autor Fernando Saraví, profesor de Biofísica de la Universidad Nacional de Cuyo y jefe de Densitometría Ósea de la Escuela de Medicina Nuclear, en Mendoza.

El informe fue publicado el pasado domingo en la revista Noticias y señala las importantes implicancias del hallazgo: en Argentina hay 1.200.000 afectadas por osteoporosis y el 40 por ciento de las mujeres sufre alguna fractura después de los 50 años.

La idea fue de la médica Andrea Confori, del Programa de Prevención de Osteoporosis de la Obra Social Empleados Públicos de Mendoza (Osep). “Había trabajos sobre el efecto del café y el té en los huesos, pero ninguno sobre el mate”, explica Saraví.

El estudio fue de tipo caso-control. Los investigadores evaluaron un indicador de la fortaleza del hueso, la densidad mineral ósea, en la columna y fémur de 194 mujeres posmenopáusicas de 47 a 68 años. La mitad de las participantes había bebido más de un litro diario de mate durante al menos tres décadas, mientras que el grupo “control” reunió a las mujeres que evitaban las bombillas. Los dos grupos tenían un consumo similar de calcio.

El resultado no deja de sorprender: las “materas” tuvieron una frecuencia menor de osteoporosis (38 %) que las no bebedoras (66 %) lo que sugiere un efecto protector óseo. A diferencia de los lácteos, los beneficios del mate no se relacionan con su contenido de calcio. “Ciertos compuestos de la yerba, los flavonoides polifenoles, actuarían de forma directa sobre las células que forman y reabsorben el hueso”, especula Saraví. “Pero habría que estudiar el mecanismo”, agregó.

Fuente; archivo corrienteschamame.com – diario El Territorio