Encuestas

¿Que te pareció la Postulación del Chamamé en la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad?
1- Excelente
2- No estoy de acuerdo
3- No sabía
Por la UNESCO
Miércoles, 02 de diciembre de 2015
El “filete porteño” fue declarado Patrimonio Inmaterial
La técnica pictórica del ‘filete porteño‘ ingresó este martes a la nómina de Patrimonio cultural inmaterial de la UNESCO, anunció oficialmente la organización con sede en París.
Asimismo, el Comité para la salvaguardia del patrimonio cultural inmaterial, reunido en Windhoek (Namibia), inscribió al vallenato (música tradicional de la región del Magdalena Grande, Colombia), en la Lista del patrimonio inmaterial que necesita una salvaguardia urgente.


Esta inscripción permite a los países concernidos movilizar la cooperación y la asistencia internacional necesarias para garantizar la transmisión de ese patrimonio.
En esta lista fueron inscritas asimismo tradiciones de Mongolia, Portugal, Macedonia y Uganda, con lo que la lista totaliza 43 elementos, precisó un comunicado de la UNESCO.
La técnica pictórica del ‘filete porteño‘ fue inscrita en la Lista representativa del patrimonio cultural inmaterial de la humanidad, compuesta de ‘expresiones que demuestran la diversidad‘ de ese patrimonio y aclaran su importancia.
‘El filete porteño de Buenos Aires es una técnica pictórica tradicional que combina los colores vivos con estilos tipográficos específicos. Sus realizaciones se pueden contemplar en autobuses urbanos, camiones y señalizaciones de tiendas y almacenes, y son cada vez más frecuentes en la decoración del hogar‘, indicó la UNESCO.
‘Sus imágenes incorporan elementos de carácter social o religioso y la temática popular de éstas comprende, entre otras, representaciones de santos y personalidades políticas admiradas, así como de estrellas musicales e ídolos deportivos. A veces, las imágenes van acompañadas de dichos y refranes‘, agrega.
Según el Comité, ‘esta práctica cultural ha llegado a ser parte integrante del patrimonio cultural de la ciudad‘.
En la misma lista fueron inscritas las fiestas del solsticio de verano de los Pirineos (España, Francia y Andorra).
En estas fiestas, que tienen lugar cada año la noche en la que el sol está en su zenit, los habitantes llevan antorchas a las cumbres de las montañas y prenden hogueras tradicionales.
Son consideradas como un momento de ‘regeneración de los vínculos sociales y del refuerzo del sentimiento de pertenencia‘, con ‘celebraciones que incluyen también danzas folclóricas y comidas comunales‘, señaló la UNESCO.