Encuestas

¿Dónde disfruta más del Chamamé?
1- En los festivales
2- Con los amigos
3- En mi casa
4- Cuando estoy lejos de mi tierra
Chamame por la Paz
Jueves, 06 de noviembre de 2014
EL ORGULLO DE SER NOSOTROS

Cuando las acciones de los seres humanos en beneficio de la paz, se llevan a cabo con la fe en Dios y con la protección de la Virgen: suelen suceder cosas como las que ocurrieron el domingo 2 de noviembre, en la Parroquia de Itatí, en la Villa Constructora del Partido de La Matanza.
Justo en el día más lluvioso y más tormentoso del año, bajo un diluvio y con la zona totalmente inundada: los promeseros de Itatí decidimos encontrarnos a rezar, a pedir por nuestros hermanos, a encender la solidaridad en nuestros corazones: y a chamamecear por la paz hasta que las velas no ardan...
De la mano del Padre Gustavo Álvarez (que casi no ve, que ve muy poco pero que nos ha enseñado a “mirar” a casi todos) fuimos llegando con nuestros paraguas desvencijados, cubiertas nuestras cabezas a duras penas por cuanto pedazo de diario o bolsa de plástico pudimos encontrar por ahí; saltando charcos (como nos solía pasar en nuestros queridos pagos de la infancia); salpicando y chorreando agua por todos lados; empapados de amor y gloria a la Virgencita de Itatí, que había llegado desde Corrientes, traída y muy bien cuidada por los misioneros del Padre Miguel, fiel custodio de la imagen cuando esta acierta a pasar por Buenos Aires.



La cuestión es que a la hora señalada, exactamente en el mismo momento de la hecatombe climática: el festival CHAMAMÉ POR LA PAZ estalló en el corazón de La Matanza y generó una de las demostraciones de amor y de fe como hacía mucho tiempo yo no veía. Con Nina y Alejandro Brajín en nombre del Grupo Ñemity (“Sembrar”); con el Padre Bachi del Grupo Aimé Nendive (“Estoy con vos”); con toda la grandiosa Comunidad Itateña de la Parroquia, que a lo largo de la tan intempestiva jornada había sostenido férreamente el recuerdo de nuestros seres queridos, en el Día de los Fieles Difuntos y de todos los Santos. Con Mario y Marita Gonzalez, a cuya incansable y querida Cámara Chamamecera no la paran ni los vientos ni los temporales ni nada de nada. Y con el apoyo de la Fundación Chamamé y la Cadena de Radios que tan bien dirigen y llevan adelante Silvia Muñoz Velchef y Mariano Rojas; con más el formidable empuje de “La Marca del Yacaré”, la Red Chamamecera que viene mostrando y promocionando a cuanta cordiona y cuanta mbaracá se levanten en favor de nuestra santa e inconmensurable chamamesura.




Y cuando la Parroquia de Itatí hervía de gente… de nuestra gente; cuando las manos de Aldana Ayala iban acariciando su arpa paraguaya a los sones de “Tren Lechero”, “Llegada” y “Pájaro Campana”, sucedió uno de los momentos más emotivos de la noche (acaso coronando esa hermosa manifestación de amor y de fe que entre todos nos estábamos regalando, a pesar del mal tiempo): mi hermano del camino Mario Miño nos avisó desde el frente de la parroquia (él los había traído)… y aparecieron.. se largaron así nomá a pesar de los riesgos por la tormenta y por la lluviarada que no paró en todo el día. Llegaron pidiendo paso, con ojazos incrédulos ante la numerosa concurrencia (como en los mejores patios chamameceros a pleno sol): Juan y Ernestito Montiel con el Cuarteto Santa Ana entraron a la parroquia repleta que los estaba esperando (pero que les hubiera perdonado el faltazo porque prácticamente era imposible poder llegar)… pero ellos llegaron, mojados y felices, se entreveraron con el pueblo que ya se había transformado en un concierto espontáneo de aplausos y sapucáis; que ya era la más grande euforia y los más entusiastas palmoteos y el más alto de los griteríos, en un formidable desahogo popular del Pueblo Itateño, que los siguió aclamando y ovacionando al punto de interrumpir la Misa, ante la sorpresa y la sonrisa de los Padres que la estaban oficiando.



Todo lo que sucedió después, se los juro por mi Madre: fue un GLORIOSO CANTO CHAMAMECERO DEL ALMA… CANTADO CON LAS TRIPAS DE UN PUEBLO ENAMORADO DE LA ITATÍ DE DIOS. Con Nahuel (la primera guitarra y voz del cuarteto) deslumbrando de ternura y emoción a cada punteo; con Juancito que al mismo tiempo que tocaba, se emocionaba y lloraba. Y con ese esplendente Ernestito Montiel, que no conforme con hacernos cantar a coro los más sentidos chamamé de Don Ernesto: se calzó el acordeón sobre el lomo y nos hizo bailar y bailar… ya corridos los bancos… ya transformada la parroquia en una formidable bailanta chamamecera (haciendo el lío que nos pidió el Papa Francisco)… si hasta la Virgencita de Itatí parecía bailar y llorar con todos sus promeseros que la estábamos aclamando a puro chamamé bien entonado.



La medianoche de un domingo inolvidable, nos encontró declarando Embajador Chamamecero por la Paz al Padre Gustavo Álvarez; y entregando los Diplomas de Honor Chamamecero a todos los participantes de semejante fiesta.



Y yo me fui caminando con Mario y la Cámara Chamamecera… chiflando por lo bajo nuestros chamamecitos queridos… sabiendo que Don Ernesto Montiel y la Virgencita de Itatí todavía andarían hablando con orgullo de su feligresía… de todos sus paisanos peregrinos a los que no les atajó ni la tormenta más mentada, ni la lluvia más copiosa, ni la inundación más tremenda.… allá en el cielo andarían hablando… la Itatí y el Don Ernesto …de todos los orgullosos de ser nosotros.




CARY MACENA