Encuestas

¿Que te pareció la Postulación del Chamamé en la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad?
1- Excelente
2- No estoy de acuerdo
3- No sabía
ENTREVISTA REVISTA ISEL
Jueves, 25 de enero de 2018
“La verdad detrás de Blas Martínez Riera Grupo”
Blas Martínez Riera Grupo emerge y se expande, eso sucede cuando se paran arriba de un escenario, en exclusiva la revista Isel cubrió todas las jornadas de la 28 Fiesta Nacional del Chamamé, desde glorias del chamamé como Ramona Galarza a los nuevos valores como Johana Fernández (revelación pre fiesta SADAIC), entre medio de todo esto hay figuras de distintas generaciones que elevan el culto al chamamé, chamamé de la humanidad, un patrimonio de la música argentina aun no reconocido en los grandes medios, salvo Spasiuk o Tarrago Ros.
Nos adentramos en el místico y misterioso mundo sonoro de la música chamamecera en una charla exclusiva con el músico, autor, compositor, escritor, productor y conductor Blas Martínez Riera.
RI – Desde 2016 cubrimos esta fiesta, esta fue una ocasión especial, reprogramados, con menos tiempo, con problemas de sonido y demás, lograron hacer una de las mejores performances de toda la fiesta, en tan pocos minutos se devoraron el escenario Sosa Cordero, que se siente?.
B – Se siente una gran alegría, pero más que eso una sensación de que estamos haciendo bien las cosas. No lo decimos nosotros, lo dice el público con el aplauso cerrado y no pedido mediante sapukay o palmas, nosotros creemos todavía en ello, en poder ser serios sin caer en lo parco, sino en algo con fundamento, nosotros cantamos y tocamos la fundamentación del chamamé, como no vamos a bajar felices de un escenario llamado Osvaldo Sosa Cordero emplazado en un anfiteatro llamado Mario del Transito Cocomarola?, la Fiesta tiene magia por el público y los artistas, esa conexión la hace única. Problemas de sonido no tuvimos, simplemente al ser reprogramados todo era un lío, los horarios etc, por lo tanto reducimos el show, nos quedaron afuera temas de Pocho Roch, de Juancito el Peregrino, de Montiel, nuestros y de nuestro padre, la prueba de sonido no se hizo porque ya era tarde cuando nos avisaron, decidimos prepararnos directamente para la noche, salió bastante bien, el sonido de la fiesta es buena, es de primera calidad.
RI – De los más jóvenes son de los más cercanos a los más veteranos, más experimentados del chamamé, ese acercamiento se da o lo buscan ustedes?.
B – Sencillamente se da, por gestos me parece, por situaciones que se han ido dando a lo largo de los años, de los festivales o lugares donde te encontrás con tus pares, ahí haces amistad o quedas en un trato de compañeros de trabajo, tiene que ver por cómo te formaste, de donde venís y que intenciones tengas inclusive.

RI – Siempre estas rodeado de grandes, en esta edición te vimos charlar con Gustavo Miqueri, Santiago “Bocha” Sheridan y Coquimarola, te llevas bien verdad?.
B – Si obviamente, tengo un profundo respeto por su obra, más allá del camino que tienen recorrido, con Gustavo en estos últimos años hemos tenido mucho más acercamiento y hemos charlado muchísimo, te imaginas, anécdotas de su papá, del mío, podríamos estar horas. Con el Bocha es distinto, hay un cariño mutuo de muchos años, hemos compartido muchísimos festivales, esta vez nos despachamos charlando más de 3 horas, tiene un riqueza cultural impresionante y es la voz de los correntinos en este momento, por su capacidad, por su voz y por su trayecto, la bohemia, el recuerdo de sus hermanos, como no estar horas charlando con él.

RI – Es mucha la diversidad de la fiesta, en qué lugar estas ubicado? Para lo tradicional o lo vanguardista?.
B – Parados en la tradición con un estribo en la vanguardia siempre hacia adelante, somos creyentes de que con poco se hace mucho, precisamente en el nuevo disco “Génesis chamamé” hemos vertido todo ese bagaje, desde lo tradicional como “kilometro once” (Cocomarola y Agüer) o “Merceditas” (Sixto Ríos) a lo vanguardista de “Ladrillero de mi pago” (Pocho Roch) y “Mi ponchillo colorado” (Mario Millán Medina) con Nacho Silva de invitado.

RI – Vez versatilidad en la fiesta?.
B – Si, claro, muchísima, es muy generosa la grilla con propuestas muy distintas entre sí, me gusta ver muchas mujeres cantando en la fiesta, muchos grupos jóvenes con ansias de crecer, hay mucha movida cultural en Corrientes, Chaco y Formosa con respecto a los nuevos sonidos, Misiones y Entre Ríos aportan lo suyo también.

RI – La noche de su presentación, vimos a muchos medios descolocados ante el estruendo de la ovación, sin saber que pasaba, les paso antes en otras participaciones en la fiesta?.
B – La verdad que no, siempre nos aplaudieron, nos recibieron bien, pero quizás a veces era muy temprano y otras muy tarde y el público esta o muy frio o muy cansado ya, por lo tanto esta vez al estar en un horario central pudimos entrelazar las anergias con el público y hacer esa explosión autentica, sin animadores, sin la demagogia de pedir que nos aplaudan, que se levanten, que hagan ruido, para qué?. Si nos es más fácil sacarles el aplauso verdadero dando todo, dejando todo, tocando como si fuera la última vez, somos 4, que juntos somos uno, arriba somos una sola cosa, cada cual en su lugar y eso lleva ensayo, seguridad en uno mismo, por sobre todo pasarla bien y dejar que todo fluya.

RI – Das pocas entrevistas, se leen por la red algunas, los medios no te abren las puertas o no te gustan las notas?.
B – Sinceramente los medios son generosos, replican nuestras cosas, quizás no somos tan comerciales como parecemos, no somos un grupo de moda, otras no hay que decir, prefiero ir o contar alguna fecha o hablar del disco, el año pasado y este han sido muy largos con el tema del libro y el disco.

RI – Fue un éxito el libro de tu papá “El quinto grande del chamamé”.
B – Superó nuestras expectativas.

RI – Como se elige un repertorio para tremenda fiesta?.
B – Nosotros elegimos uno en base al centenario de Cocomarola y también a la obra de Osvaldo Sosa Cordero, pocos grupos lo difunden, Los de Imaguare hicieron algo muy bonito hace años, hoy por hoy no hay artistas que hurguen en su obra, “Alma guaraní” y “Cambá cúa” son obras maravillosas pero no son las únicas. Nosotros grabamos ahora en el disco nuevo “Lucerito Alba” y “Ah mi Corrientes porá” quizás algo trillados pero lo hicimos por recordar a nuestro tío abuelo Eladio Martínez.

RI – Volviendo a los de la presentación, se percibía la conexión con el público, tu hermano por la pasarela repleto de flashes con el grupo detrás sosteniendo esa fuerza que sacan, se siente intenso ahí arriba?.
B – Si, la fiesta no es una más, siempre nos tienen en cuenta, es más se iba a hacer el lanzamiento en el CCK con una bailanta que luego por razones de agenda del centro cultural no se hizo, una pena. Mi hermano simplemente deja salir lo que somos desde hace años, músicos que disfrutan lo que hacen, el principalmente tiene un don, un carisma que yo le envidio, me hace recordar las horas que pasábamos con mi papá en la esquina de nuestra casa, donde nos sentaba y nos hacia aprender de memoria “Chamigo”, “Hola chamigo que tal?” así arrancaba y nos ejercitaba la memoria con eso, nos entrenaba sanamente, jugando y lo hacía muy consciente, son recuerdos llenos de ternura, de amor y de sabiduría. En ese momento del show donde Ernesto se alejaba más de nosotros por la pasarela, es el momento donde dejas de pensar si suena bien, si pasara algo, no en ese momento es donde más disfrutas, en ese momento vi a mi hermano casi 5 centímetros sobre el aire, bañado en flashes y me dije “se lo merece”, nos lo merecemos, por todo lo que luchamos, alegrías, tristezas, broncas, premios, fracasos, triunfos, de eso se trata pero hoy por hoy, sostenernos así, con las ropas, con el formato del grupo (cuarteto: acordeón, bandoneón, guitarras y voces) es una logro, conseguir el contrato con Acqua Records lo fue, también se que al que persevera, triunfa, pero en el camino uno se cansa, las veces que pensamos en largar todo, en mandar al carajo todo, y luego en frío pensar que es una pena que nos perdamos de tocar en otros lugares y de que otros públicos nos conozcan. “Somos” desde el momento que nos calzamos las pilchas y vamos camino al lugar donde toquemos, ahí ya somos, no vamos pensando cómo pararnos o perfilar para las cámaras, sale y listo.

RI – Ves inclusión en la fiesta?.
B – No la veo tan implementada, no sé si es comprender que es o mejor dicho como hacerla, hay cierto sectarismo todavía y eso nos divide y nos aleja, entre los del mismo género.

RI – Te interesan los premios?.
B – Realmente los veo como una aliciente a lo que haces, una motivación, no así es el motor de todo, sería una caricia, pero con o sin premios si realmente sos para esto, seguís, te podes retirar por toras cuestiones, yo creo en el retiro, creo que en algún momento me voy a retirar, cuando no pueda hacer lo mismo, cuando algo me impida no dar lo que sé que tengo que dar, me bajare y seguiré desde otro lugar con el arte. Una vez hace mucho el primer disco de oro que ganamos, fuimos lo retiramos, cuando vimos el siguiente contrato, de la bronca agarramos nos citamos en un bar con el director artístico de la grabadora y le dejamos sobre la mesa el disco de oro, fue el fin de ese ciclo.

RI – Cuanta expresividad hay en el chamamé, vos en quienes la ves?.
B – En tantos, es ver el corazón de quien lo expresa, El Bocha cuando cierra sus ojos, Zíni o Cáceres cuando recitan, mi amigo Juan Carlos Jensen con esa voz presencial, El Chango con el acordeón, Tilo Escobar cuando toca, sus alumnos Nico Cardozo o Emiliano López, Miriam Asuad con la armónica, Gicela Méndez Ribeiro con su carisma, las familias chamameceras, los Montiel, los Cáceres, Sheridan, Osuna, verlo a Antonio siempre es grato, lo queremos mucho y siempre digo que él es uno junto a Raúl Barboza que mostraron otra cosa por los 80, Raúl de cómo se podía tocar el acordeón, claro con otro mecanismo y Antonio de romperla con la banda pueblera, con su hija al teclado, Rodolfo Regünaga en la voz sobre las melodías de Antonio, son 4 o 5 discos que son una cosa distinta.
RI – El chamamé va camino a ser patrimonio intangible, es importantísimo verdad?.
B – Si obvio, yo creo que hoy todavía falta que en el país se reconozca el género como algo grande, no solo existió Yupanqui, Falú, Troilo o Los Chalchaleros, los hay a su mismo nivel y haciendo solo chamamé, Los Cardozo, Los Barrios, Zito Segovia, Teresa Parodi, Bandoneones como Abitbol o Cocomarola que fueron tanto como Troilo o Saluzzi, porque no pensar y no es solo un sueño, está, están los discos de los grandes de otros que venían detrás de los grandes e hicieron dignísimas carreras ,donde esta todo ese patrimonio? Lo de Music Hall con la INAMU fue un recreo comparado con todo lo que hay por hacer y recorrer, tenemos que sentir y hacer pertenecer para mostrar, pero vamos en buen camino.
RI – “Génesis chamamé” está sonando por todo el país
B – Hay para todo, fue muy largo el proceso, se dio un disco doble, con invitados, con un proceso de producción y grabación muy costosa, fuimos a un sonido más limpio, sin tanto compresor ni efectos, algo más crudo pero brillante y fresco, es el mejor disco que hemos hecho hasta ahora. Creo en que del chamamé puede salir un disco tan fresco, inteligente y audaz como salen del rock, pop o música folklórica, porque siempre pensar que el chamamecero hace todo así nomas con pocos recursos, por eso una empresa como Acqua se fijo en el proyecto, porque hubo desde un comienzo mucho trabajo, horas de pensar el disco, sin contar las horas de grabación, la mezcla el mastering, a mi me encanta, ya lo he disco antes, me apasiona, soy un audiófilo, no soy melómano, me apasionan mas los sonidos, encontrar en las grabaciones detalles de grabación, donde están ubicados los instrumentos etc, por eso estudie su proceso y demás.

RI – Siempre es un gustazo charlar con vos, Buen año Blas.
B – Igualmente y lo mejor para todos.

Para esta revista las presentaciones más destacadas de cada día fueron las siguientes evaluadas según los aplausos y la prensa en el predio:
Día 1: Coquimarola y su Conjunto-Centenario de Cocomarola, Gicela Méndez Ribeiro, Guitarras X 3, Homenaje a Marily M. Segovia- Ballet Oficial, Homenaje a Pocho Roch (Sus músicos y cantantes), Julián Zini y Neike Chamigo, Jorge Suligoy (Santa Fe).
Día 2: (suspendido por mal tiempo)
Día 3: Ofelia Leiva, Alfredo Monzón, Los Núñez (Misiones), Tajy, Quique Sheridan y los del Paiubre, Ricardo Scófano.
Día 4: Chango Spasiuk (Misiones), Blas Martínez Riera Grupo (Bs As), Ramona Galarza y Antonio Tarragó Ros, La Pilarcita, Lucas Segovia (Chaco), Gabriel Cocomarola.
Día 5: Los Nuevos Chaqueñísimos Cardozo, Grupo Integración, Grupo Ñamandú , Guaranítica, Lito Vitale con Ofelia Leiva.
Día 6: Amandayé, Bruno Mendoza, Juan Pedro Sorribes, Ramiro Osuna, Mario Suarez (E Ríos), Marcia Müller (E Ríos), Tupá.
Día 7: Santiago "Bocha" Sheridan, Simón de Jesús Palacios, David Díaz Marchetto,
Día 8: Los Alonsitos, Las Hermanas Vera, Toty Montiel y su Grupo Renovación, Jorge Guedes & familia (RS), Fabián Meza (Misiones), Belén Majul
Día 8: Mario Bofill, Mario Prieto Linares y La Simiente, Johana Fernández; Revelación Pre Fiesta; Premio SADAIC, Los Hijos de los Barrios, Graciela Linares y Roberto Romero
Día 9: Los de Imaguaré, Ernestito Montiel y el Cuarteto Santa Ana, Tupa Noy (Alvear), Mirian Asuad, Gente de Ley, Grupo Itatí, Lorena Larrea Catterino, Juan Carlos Jensen y su conjunto.


Ezequiel Vázquez (musicólogo) y Eduardo Pignato (periodista de espectáculos)
Cobertura exclusiva “Revista Isel” para Corrientes Chamamé
(Instituto Superior de Estudios Lomas de Zamora)